Y así sucesivamente.

Comisario Bernardo Sopelana.


2013.
Instalación específica para Salón.
Dimensiones variables.


18 y 19 de octubre de 2013. Salón, Madrid.

salon

salon

salon

salon

salon

salon




… y así sucesivamente… hace referencia a tres aspectos fundamentales sobre el tiempo, el espacio y la materia: 1) Es la primer muestra del trabajo de Pep Vidal en Madrid, pero seguramente no la última. 2) También es el primer proyecto en Salón, mas no el último. 3) Por otro lado, el título … y así sucesivamente… es la articulación de los principales intereses del trabajo de Pep Vidal, como los cambios infinitesimales, la idea del eterno retorno y el vacío en conjunción con la entropía y el caos. Pero incluso más allá de presentar el trabajo del artista en Madrid, … y así sucesivamente… tiene un fin: el de reflexionar sobre estas ideas en relación con el objeto artístico y su exhibición temporal en un espacio determinado. Los cambios infinitamente pequeños, son el punto de partida de Pep Vidal para desarrollar su trabajo. Un cambio infinitesimal es una unidad muy pequeña e indispensable que forma parte de procesos (grandes o pequeños), estos cambios o transformaciones son estudiados por las matemáticas y la física (… la ciencia es interrogada como efecto práctico y no como representación…), pero visto desde la multiplicidad que otorga el lenguaje (puede referirse a cualquier método o sistema de cuantificación guiado por la manipulación simbólica de las expresiones), podemos traducir estos pequeños cambios infinitesimales como una mirada profunda, un olor almacenado en el armario o un encuentro fortuito con un objeto determinado y el caos y las transformaciones (variables) que pueden llegar a producir (… todas las tentativas son posibles en la libertad inventiva del artificio… no suministra ninguna prueba. No está limitado por un proceso demostrativo, sino solamente confrontado con lo real [A. Badiou]).


Esta es una de las intenciones de este evento/muestra, (de)generar desde el encuentro un desorden (de ideas) que tenga como origen la colisión entre el espectador y las obras, más su futura propagación (… todo lo que concierne a estas reglas depende de la semántica del sistema, de su interpretación. [A. Badiou]). Dar sucesión a que esos cambios infinitesimales sigan en camino de forma indefinida e indeterminada, imposible de calcular o controlar. (Designar la “generalidad” del dominio objetivo, es decir una constante cualquiera, indeterminada, un lugar donde cualquier constante puede llegar a inscribirse [A. Badiou]). Esta exposición nace del diálogo entre artista y comisario. Concebida desde los intereses de uno y de otro, pero sobre todo, de esos pequeños e infinitos cambios: las coincidencias, las casualidades que originaron un estallido de ideas y formas que se plasman en esta efímera muestra; con la clara intención de seguir fomentando el curso del diálogo y de la reflexión… expandido, inconcluso, de búsqueda constante… y así sucesivamente…


Bernardo Sopelana